Cómo se vivió la Semana Sagrada en Aurora

Cómo se vivió la Semana Sagrada en Aurora

Desde el 14 al 21 de abril de 2019, un evento muy especial aconteció en la Comunidad Figueira, el cual fue seguido desde Aurora: la profundización en los hechos de la Pasión de Nuestro Señor, permitiendo interiorizar lo que Cristo vivió y padeció por amor a la humanidad.

Durante esa semana hubo una activa participación de peregrinos y devotos, llegando a reunirse un promedio de cien personas entre el monasterio y la comunidad, los cuales oraron, cantaron y clamaron al Señor durante las liturgias diarias. Cada mañana todos eran invitados a realizar la trilogía espiritual de oración y la contemplación de la imagen de Cristo Misericordioso como preparación de la llegada del Maestro, que cada tarde transmitía Sus Palabras al vidente Fray Elías del Sagrado Corazón de Jesús en Su Aparición en el Centro Mariano de Figueira, las cuales fueron transmitidas por el canal Misericordia María TV.

Todos los puntos sagrados del Centro Mariano fueron permeados por la oración y la devoción de los peregrinos que con reverencia se dejaron impregnar por el silencio y la paz que Aurora irradiaba. Día tras día se interiorizaba cada vez más en los sagrados Pasos de Cristo, amando y reverenciando Su Pasión y, de una forma casi espontánea y natural, la solemnidad permeó toda la bella Aurora. El sentimiento de gratitud fue el común denominador que cada ser experimentó durante la Semana Sagrada.

Una joven colaboradora del Centro Mariano, que participó de las actividades nos cuenta su experiencia: Se sintió la sacralidad de estos días. La luz crística trascendió toda distancia física y se sintió con toda su potencia en el suelo de Aurora. Fueron días de reverencia, de profundidad y de gratitud. Se percibió un estado de recogimiento y también la fraternidad entre todos así como la alegría por estar una vez más tan cerca de Dios, siempre anhelando que cada día más almas podamos sentir lo mismo.

Cada año, en esta época, Nuestro Maestro nos invita a ingresar en ese misterio divino que fue Su Sagrada Pasión, llevándonos, a través de la oración y de la reflexión, a experimentar la unidad, la hermandad, la paz y el amor que nuestro Señor nos enseña en cada hecho vivido por Él.

Un antes y un después fue marcado en cada corazón que vivió esta propuesta en el Centro Mariano de Aurora, corazones que llevarán consigo la Presencia de Jesús para entregar a quien más lo necesite.